miércoles, 30 de abril de 2014

140427 - CAHORROS DEL RIO VELILLOS (o si lo sé no vengo)

SENDERO DEL GOLLIZNO, Tambien conocido  como los Cahorros del rio Velillos 
Plano y perfil facilitado por Fernando (f.C)

Sendero organizado por el PATRONATO DEPORTIVO MUNICIPAL DE PALMA DEL RIO, en el que  el GSP ha colaborado  con los guias y participado  con sus socios.
ENTORNO: Rio Velillos- Tajos de La Hoz- Moclín (Granada)
LONGITUD:  7 kilometros. Circular.

Desnivel salvado: 400 m
DIFICULTAD: Media- Baja.
Guias: Antonio y Fernando



Maravilloso sendero , pero sobrecargado de

aventura: La primera gran mentira de esta información y sorpresa bastante desagradable  fue ya en el propio autobus  en que nuestro primer guia, Antonio Jesús nos advirtió  de que  la dificultad  no es media-baja, sino alta-altisima debido a lo deteriorados que  estan los pasadizos , puentes  y pasarelas . 
Al principio partimos del pueblo de Moclin (El primer guia nos dijo que era un nombre arabe, y el segundo que parecia un moco pequeño...¡Estos guias no se ponen nunca de acuerdo!) a una cota de 1097 m para descender por un camino peligroso , en kilometro y medio unos 400 metros hasta llegar al principio de  los cahorros. Y alli comenzó nuestro sufrir: pasarelas inexistentes, puentes sin protección, tablones que faltaban, barandillas  destrozadas... al parecer  las últimas inundaciones habían causado fuertes destrozos y aún no se habia reparado  y nuestros guias no estaban informados de ello. 
En fin , pasamos como pudimos , con alguna caida al rio en alguna ocasión ,  pero sin lamentar desgracias personales. 
Al terminar la zona de cahorros , comienza inmediatamente  el ascenso hasta el castillo  donde tenemos que volver a subir los mismos 400 metros de nivel que habiamos bajado anteriormente. Algunos llegaron exhaustos hasta el punto de tener que hacer el boca a boca.


-----
QUE NO!!! QUE ES BROMA!!!

Esto fue la broma que quiso dar Antonio y no pudo porque falló el reproductor del autobús. 

La realidad es que  fue un maravilloso sendero, no exento de dificultad, dado el fuerte desnivel que habia que bajar primero para llegar a los cahorros , y luego subir, pero  la unica forma de adentrarse en los maravillosos valles es descendiendo hasta ellos. 

Comenzamos  a andar desde Moclin  a través del Sendero conocido como del Gollizno, caracterizado por un  camino amplio pero de una fortísima pendiente y peligroso por la mucha gravilla suelta que había. 

Ya desde un principio, nuestra compañera Ana no se sintió con fuerzas para proseguir y decidió volverse al autobús, a solo un kilómetro de la salida. Creemos que  hizo muy bien  en volverse. A mitad de camino  ya había algunos rezagados que  confundieron las señales  y equivocaron el sendero y equivocaron también al guía de cola. Pero el error duró poco  e inmediatamente  se reintegraron al grupo. 

El paisaje hasta ahora  es   encantador, con Sierra Nevada al fondo y  a uno y otro lado una sucesión de  almendros y olivos hasta que poco a poco los pinares fueron ganando terreno a aquellos.

Ya  en el fondo del valle, y tras una breve parada para reponer fuerzas, nos adentramos en  los cahorros  y comenzamos a disfrutar  verdaderamente del camino, en una sucesión de pequeñas cascadas, fuentes,  pasadizos entre peñascos,  puentes y pasarelas de madera muy bien conservadas y casi excavadas en la roca virgen. 

Tras disfrutar pasando por  la pasarela colgante y otras pasarelas  en la roca,  salimos del desfiladero  y casi inmediatamente comenzó la ascensión hacia el castillo. de nuevo kilometro y medio de ascensión continuada y extenuante, con breves pero agradecidos remansos donde habia  fuentes o en un caso pinturas rupestres.

Como digo , la ascensión fue muy dura y ya con el calor del medio dia, tanto que  cuando llegamos al pueblo, ya a las 2:30 la mayoria decidió no continuar la ascensión hasta el castillo en ruinas y  al conocido santuario del Cristo del Paño, aunque algunos ya nos lo relataron y disfrutamos con el reportaje de su visita. 

En cuanto a anécdotas, dos a destacar, y para ello, permitidme que  adopte un toco  como si de libro de caballería se tratara:

Hete aquí que  en una primera historia  un donoso caballero blasonado de  gules  abutanados se hizo acompañar, ademas de por su bella dama, de un  extraño corcel  que  en lugar de  patas  disponía de ruedas y de nombre "bicicleta", extraño nombre para un corcel, ya de por si extraño en  estos contornos. El  valeroso caballero,   anunciaba que prefería  este corcel al bastón y cayado que  portaban el común de los mortales por estos andurriales, pero  se ve que disfrutaba de su compañía, lo
mimaba   y en un extraño juego amoroso a veces  lo montaba ( las menos) y a veces el corcel se montaba en el caballero. Bravo momento aquel en que con el corcel a cuestas atravesó el riachuelo por la pasarela que al efecto alli estaba. Tal afición  al corcel  tenia nuestro acentaurado amigo que  en no pocas ocasiones  olvidó a su dama, si bien   la gente zafia no tuvo por menos que  disfrutar con la vista  elegante de  en un determinado momento del camino, tanto el donoso caballero como la gentil dama  cabalgaron juntos a la grupa de tan extraño corcel.

El segundo de los momentos  a destacar  fue otro  valeroso caballero,  que porta un león  en su escudo y apellido, que lejos de  trochar por los montes buscando nuevas rutas o  elementos comestibles como ya nos tiene acostumbrados, en esta ocasión, al venir acompañado de una gentil dama,  a todas luces inexperta en  las lides del caminar,  no osó  separarse nin un momento de su dama y  la acompañó caballerosamente  en todo momento, sobre todo en  aquellos en que la ascensión  entrecorta la respiración y agota hasta el alma. Bien por nuestros valerosos caballeros!

Y esto es todo lo que ha dado de si  este precioso sendero, duro sin duda, pero  que nos ha dejado  a muchos miembros del GSP con ganas de repetirlo. aunque algunos terminaron , al parecer muy cansados: 



Como siempre más fotos en google+

domingo, 13 de abril de 2014

140413 - El charcon del infierno o espárragos del Mercadona

ENTORNO:   Ermita Ermita de la Virgen de Setefilla, Lora del Rio,  ( Sevilla )
LONGITUD: 9. 60 KM
DIFICULTAD:   Baja.
DESNIVEL:  Inapreciable, apenas 60 metros.
pARTICIPANTES: 134
DURACIÓN, 3,35  HORAS,  a un promedio de 2: 75 km por hora, vamos ningún  éxito.

Eran  las 9 de la mañana cuando  13 aguerridos  senderistas ( 5 mujeres y 8 hombres) se enfrentaron a la mas  dura de las marchas  ideadas por nuestro grupo... EL CHARCóN DEL INFIERNO, NOS ESPERABA IMPERTÉRRITO PARA HACERNOS SUFRIR LO INDECIBLE...

anda yaaaa...

La verdad que el nombre llama mucho la atención pero  no es nada del otro mundo, salvo que el paisaje es  inesperadamente  profundo. No puedes  comprender, como en un terreno de secano y   grandes  plantaciones de cítricos puedes encontrar una zona   con una profundidad de  aproximadamente 30 metros desde el puente    en una  depresión profunda de rocas y piedra.

Desde  ese punto comenzamos a andar, primero dividiéndonos  porque  sólo cuatro personas se atrevieron a  bajar al charcón , a través de una escalera pendiente que estaba allí desde tiempo ¡inmemorial, y pasando por una zona de abejas algo berrendas que  a Manoli no le hicieron excesiva gracia.  Pero desgraciadamente alguien  ha eliminado  la escalera y no pudimos  bajar al charcón y tuvimos que seguir nuestro camino con el resto del personal.
Y caminando , caminando,  a los 5 kilómetros  tuvimos el primer despiste ( Autor del despiste, Juan, con consentimiento de  Manoli que era la que "de verdad-sabia-de-ese-sendero-que-para-eso-es-de-Lora", pero que estaba  haciéndose fotos como siempre entre las jaras pegajosas). De este primer despiste  ( evidentemente por la redacción ya el lector se ha percatado que vinieron algunos otros despistes posteriores) no hubo consecuencias, dado que  de buena gana seguimos adelante, a sabiendas de que nos acercábamos a la base de la presa de José Torán y desde allí podríamos redirigirnos a  nuestro punto de concentración  en el Santuario de Setefilla. Y Digo punto de concentración porque a estas alturas, Manolo  ya se había perdido buscando espárragos. 
La consecuencia de este primer despiste, no fue el kilómetro y medio más que anduvimos, que al fin y al cabo esto no tiene importancia en un senderista... fue que  se presentó  un agente de la confederación hidrográfica a recordarnos amabilísimamente  que por aquellos parajes no se podía andurriar, a lo que contestamos,  con absoluta evidencia que   el Juanito nos había confundido , que por ahí no era donde nosotros deberíamos haber subido a Setefilla.
Una vez reconducidos por el amable agente y  después de sortear una  considerable cuesta y  una cancela en la que por mucho que lo intentamos nadie cayó en saltarla sino en rodearla, llegamos al Castillo de Setefilla, donde visitamos    las ruinas del castillo, el saantuario, el  añejo algarrobo, y mientras hablábamos con un pastor que a la sazón por ahí pastaba,  Manoli se entretuvo en hacer la "croqueta"(1)
Proseguimos, después de un breve descanso nuestro camino y Manoli, conocedora del lugar p.l.c. (2) nos aconsejó que era mejor   no  hacer el descenso "a troche y moche" sino seguir la ruta  de un camino que bordeaba el cerro  y bajaba   muy poco a poco...  y Manoli se encontró a si misma y nos perdió a todos... me explico. Encontró una letrilla de una sevillana  que había compuesto en no se qué sendero y cantando cantando, se  fue del camino  y nos arrastró a todos, incluso a los dos Fernandos que habían escogido el camino verdadero ( sin saber). No fue muy grave el error, solo un kilómetro y medio, cuando , al terminar la sevillana nos anunció "Por aqui no eh", y acordándonos de  Gracita, de su madre, y de  otros caminos en los que también nos j¡hemos perdido  haciendo  honor a nuestro segundo nombre (3) nos volvimos  sobre nuestros pasos   para recuperar el camino que los Fernandos habían cogido en un primer momento ( si es que no se las puede dejar solas...)

Entonces vino el momento sublime  del dia: Tomas, de natural tranquilo, ya un poco fuera de sus casillas, soltó la frase lapidaria que quedará en los anales del senderismo por los siglos de los siglos , amen: "¿Quereis dejaros ya de espárragos y mas espárragos y andar?."¡ Para buscar espárragos, al MERCADONA!" (cierra admiración, cierra comillas)...
Y así, caminando, caminando bajo el peso   de la frase lapidaria,   volvíamos  hacia  el final del sendero cuando observamos  que Fernando el ecijano , que iba el primero  corría  moviendo los brazos como si estuviera bailando desenfrenadamente la sevillana de Manoli,  y profería grítos de "quiteamelo, quitamelo", mientras que  desde la carretera la guardia civil nos hacia señas  acústicas  y con la sirena y con la megafonía nos decía que tuviéramos cuidado que   se había escapado un enjambre de abejas...
Mala suerte... Quien tuvo sangre fría y cruzó no  fue picado, pero  de los 13 campeones hubo tres que salieron lesionados, Tomás en un dedo ( por señalar a la abejas), Juan en la cabeza ( por pensar: "mira que si me picaran...") y  Fernando el ecijano, Ay Fernandito el bailarín, por  hacer aspavientos y  mover las manos  como  los molinos del Quijote, fue picado al menos 4 veces, hasta que corriendo corriendo se tiró de cabeza... al coche de la guardia civil!!. La primera y la ultima vez que Fernando  se va a ver sentado  en el sitio de los presos... porque es un buenazo, y dulce... y por eso le pican las abejas.

Y colorín colorado este sendero se ha terminado, . 
más fotos  en google + en cuantico que mis compañeroo y compañeras suban sus fotos.



(1). Especialidad  deportiva que consiste en dejarse  rodar por una  cuesta, preferentemente empinada protegiéndose el tetamen con las manos. gana  quien mas cahillos recoge en su  descenso. 
(2) p.l.c.= "poh loh cohonehh"
(3) g.s.p.= Grupo senderista perdido...